Disposiciones para Semana Santa 2020

A los Sacerdotes, Diáconos, Religiosas y  Fieles de las comunidades de la Diócesis de Osorno.

Disposiciones para Semana Santa 2020.

Hermanos y hermanas: “La obra de la redención humana y de la perfecta glorificación de Dios, Cristo la realizó principalmente por el Misterio Pascual, mediante el cual con su muerte destruyó nuestra muerte y con su Resurrección restauró nuestra vida” (Misal romano). Por esta razón, la Semana Santa y especialmente el Triduo pascual es la fiesta central de la vida cristiana, en la cual hacemos memoria de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. 

Este año, a causa de la grave pandemia del COVID-19 que enfrenta la humanidad, Chile y nuestra región, en nuestra Diócesis celebraremos la Semana Santa, y especialmente el Triduo pascual, de un modo muy diferente a tiempos normales, y por lo mismo con más profundo sentido de comunión, en la fe, en la esperanza y en el amor. Hemos de tener presente tres premisas básicas:

  1. La pandemia del Corona virus que está azotando al mundo entero es muy grave y, por cierto, ya llegó a nosotros. En Osorno, en pocos días, ha aumentado en mucho el número de contagios, por lo mismo, pido encarecidamente a todos los hermanos y hermanas de la Diócesis a tomar conciencia de esta grave realidad y a actuar con más responsabilidad para el bien de todos. Todavía estamos a tiempo de que nuestras autoridades mantengan el control de la situación y puedan prevenir escenarios peores, pero combatir este grave mal requiere la contribución de todos.
  1. Ninguna celebración contará con la presencia de fieles; por lo mismo, les invito a seguir las celebraciones litúrgicas a través de la radio (en nuestra Diócesis contamos con la gentileza de la “Radio La Voz de la Costa”),  televisión u otras plataformas, en transmisiones en directo. En todas ellas celebraremos lo esencial. No obstante la libertad que tenemos, los invito a que, en la medida de lo posible, mantengan el vínculo con su párroco o administrador parroquial y con su comunidad. También tendremos la posibilidad de seguir las celebraciones presididas por el Papa Francisco.
  1. Será una oportunidad para celebrar en Familia nuestra fe en Jesucristo el Señor. Las celebraciones se podrán seguir por los medios que nos sea posible, y lo importante es hacerse el tiempo para la oración (por ejemplo rezar el Padre Nuestro), para la lectura o escucha de la Palabra de Dios, especialmente del Evangelio, para el silencio y para la reflexión personal. 

Disposiciones para las diversas celebraciones: 

  1. El Domingo de Ramos, que recuerda la entrada del Señor a Jerusalén en que fue aclamado como Mesías,  será celebrado como los demás domingos. No habrá bendición de ramos presencial. Los hermanos y hermanas son invitados a hacer su propio ramo (de ramas verdes que gusten), bendecirlo en familia y ponerlo en la ventana visiblemente, como testimonio de fe al comenzar la Semana Santa. 
  2. La Misa Crismal, con la renovación de las promesas sacerdotales, se posterga a la espera de una fecha que juntos acordaremos más adelante. 
  1. La Misa en la Cena del Señor (Jueves Santo) donde sea posible, los ministros de una misma casa celebren la Institución de la Eucaristía; donde está el sacerdote solo, celebre esta Eucaristía con una o dos personas como máximo. Sin lavatorio de los pies, ni procesión, ni monumento para la reserva del Santísimo; el Santísimo se reserva en el Sagrario. 

Los ministros (sacerdotes y diáconos) tendremos un tiempo de oración – adoración especial para agradecer al Señor por el don de la Eucaristía y del sacerdocio y para encomendar especialmente a los fieles de la propia comunidad y de toda nuestra Diócesis; también haremos oración por los que padecen de alguna enfermedad en el cuerpo o en el alma, especialmente por los afectados por el Coronavirus. 

  1. El Viernes Santo celebraremos en la Catedral y en cada Parroquia la liturgia de la Pasión del Señor. Será una oportunidad para asociar a la Pasión del Señor a todos quienes padecen por el mal del Corona virus, que a todos nos agobia, y para asociar al Señor a todos los trabajadores de la salud.

Todos somos llamados a hacer el Vía Crucis, a seguir de cerca el camino de la Cruz del Señor: los sacerdotes, los diáconos, las religiosas y cada familia en sus hogares. Se suprimen todas las manifestaciones tradicionales públicas del Viernes Santo.

  1. La Vigilia Pascual se celebrará en la Catedral y en cada templo parroquial. Donde haya más de un ministro celebrarán juntos y donde hay un sacerdote solo, celebrará con dos tres acompañantes como máximo, sin más fieles presentes.  En la celebración se omite la liturgia del fuego, se enciende el cirio y se hace el pregón pascual. Sigue la liturgia de la Palabra según las posibilidades que se permiten. No habrá bautismo, ni bendición de la fuente, sí hay renovación de las promesas bautismales. Y sigue la liturgia eucarística. 
  1. El Domingo de la Pascua de Resurrección se celebrará como los domingos recién pasados: sin presencia de fieles, a través de radio y otras plataformas, y no se realizará el tradicional Cuasimodo.

Notas: 

  • La Vicaría de Pastoral ofrecerá algunos subsidios de apoyo para la celebración del triduo pascual a través de la página web del Obispado: www.iglesiadeosorno.cl
  • Es muy importante que los párrocos y administradores parroquiales informen con claridad y oportunamente la forma en que los fieles podrán seguir las celebraciones litúrgicas ya sea por la Radio “La Voz de la Costa”, TV y otras Plataformas.
  • La campaña de cuaresma de fraternidad se extiende (por mientras) hasta la fiesta de Pentecostés (31 de mayo de 2020)

En este tiempo de cuaresma hemos escuchado una y otra vez el llamado del Señor que nos dice: “Vuelvan a mí de todo corazón” (Jl 2, 12) y también hemos escuchado su invitación a orar. Pidámosle al Señor por quienes buscan el antídoto para este mal, por todos los enfermos, por los trabajadores de la salud y por los demás trabajadores, por las autoridades y los dirigentes sociales, y por todos, para que Él “dé salud a los cuerpos” y que consuele “los corazones” (Papa Francisco).

Queridos hermanos y hermanas, los invito a vivir en clima de oración y reflexión esta Semana Santa 2020. Que la distancia física que nos impone las circunstancias, no sea obstáculo para buscar la comunión en la fe, la esperanza y la caridad en el Señor que ha venido a dar su vida por todos; que tampoco sea un obstáculo para cultivar la unidad entre todos quienes nos reconocemos sus discípulos, y que en estos tiempos difíciles, el mismo Señor, que ha vencido al mundo, fortalezca nuestra solidaridad con todos quienes sufren y esperan. Que la Madre del Señor y Madre nuestra nos acompañe, así como acompañó hasta el final a su Hijo Jesús.

+ Jorge Concha Cayuqueo, ofm

OBISPO DE OSORNO

Osorno, 1 de abril de 2020.-

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*